Los clásicos también pecan. Franz Joseph Haydn (1732-1809)

Quieres una web para tu Empresa? Contacta con Diseño Web Pol Smith!

Haydn, el ligón feliz

Yo me habría llevado bien con Haydn; era un austríaco ligón y bonachón. De hecho, se dice que ejemplificó el ideal de hombre de la Ilustración o Siglo de las Luces (1700-1789) debido a su modestia, buen carácter y honestidad. Siempre tuvo muchos amigos y, a pesar de sus periodos de depresión, siempre fue un bromista con gran sentido del humor.

Tuvo una infancia un poco difícil: su padre lo obligaba a estudiar música sin parar, tuvo frecuentes enfermedades y sus compañeros le hacían bullying por ser extremadamente delgado, bajo y demacrado. Pasó hambre y frío, recibía palizas de sus profesores y era castigado asiduamente. Pero Haydn veía la vida con buenos ojos: él mantenía el buen humor e intentaba ser amigo con todo el mundo, pasara lo que pasara. Quizás ser un devoto católico le ayudara en su firme alegría. Ese carácter se percibe notoriamente en su música. Por cierto, Mozart fue amigo íntimo suyo, siendo ambos francmasones.

Más tarde, su buen trato hacia los miembros de su orquesta le hizo ganar el apodo de “Papá Haydn”; para ellos consiguió comida, vino, leña, vacaciones e incluso chicas. Ese apodo tambien se debió a su longevidad y tantos otros motivos. Haydn también era un hombre muy respetuoso con el orden establecido; de ahí su buena relación con el príncipe Esterházy, para el que trabajó la mayor parte de su vida.

Puesto que no era muy apuesto, de joven ligó muy poco. Era feo, tiene múltiples marcas de viruela y era bajito, puesto que de pequeño había estado desnutrido. Por eso, cuando a los 27 años se le desnudó una condesa bellísima en medio de una sesión de piano, Haydn no supo reaccionar. A los 28 años se enamoró de una joven muy guapa, pero se casó con su hermana. Esta era Anna Maria: mayor, fea y además desagradable. Ese cambio se produjo porque la enamorada se encerró en un convento y el padre de la chica lo convenció para que se quedara con la otra.

El poco interés sexual, el mal humor y las frecuentes enfermedades de Anna Maria hicieron que Haydn viera con buenos ojos trabajar para el príncipe Esterházy, y así estar aislado de su esposa y el resto del mundo. Durante su separación ambos tuvieron ligeros romances con otras personas, hasta que se separaron.

Palacio Esterhazy, Hungría

Palacio Esterhazy, Hungría

En 1779 el matrimonio Polzelli visitó el castillo Esterházy. El hombre era bastante mayor y Luigia, la esposa, era una atractiva de 19 años. Haydn incumplió el noveno mandamiento: No desearás a la mujer del prójimo, y la chica la corespondió. A pesar de su mediocridad musical, Haydn recomendó los servicios del matrimonio para poder frecuentar a Luigia; así lo hizo y así lo supo el marido de Luigia, que consintió la relación para mantener su nuevo puesto de trabajo. Esta etapa, durante la que tuvo entre sus alumnos a Ludwig van Beethoven y a Schubert, duró hasta 1790; entonces se tuvo que separar de la Polzelli y se fue a Londres. Sin embargo, desde entonces la pareja mantuvo una relación epistolar en la que, básicamente, se basaba en transacciones económicas de Haydn para la Polzelli (además de lo que le enviaba a su primera mujer), la que le pagaba hablando mal de él… algo que Haydn le perdonó en repetidas ocasiones. Pero Haydn tampoco fue tan santo: durante su ancianidad en Londres tuvo varias amantes, una detrás de otra.

Las obras de Haydn figuran en el catálogo Hoboken. Su música consolidó la Forma Sonata elaborada por CPE Bach, una forma musical empleada desde principios del Clasicismo (1750-1820) hasta finales del Romanticismo (1820-1910s). Además, también acabó de confeccionar el modelo de sinfonía que predominó en ambas épocas. Puede decirse que, de este modo, inició la música moderna.

Se considera el primero de la tríada clásica de Viena, seguido de Mozart y Beethoven.

Click aquí para escuchar música de Haydn en Spotify

 

Comprar libro

[one_half]

[amazon_template template=”2″ id=”8499088295″ link=”true” target=”_blank” size=”medium” ]
Los clásicos también pecan: La vida íntima de los grandes músicos (Bestseller – debolsillo)[/amazon_template]

[/one_half]

[one_half_last]

[alert type=”yellow”]Comprar “Los clásicos también pecan” en Casa del Libro.com[/alert]

[/one_half_last]

 

 

Más información sobre Haydn

Comments
  1. Anonymous | Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.