Vegas 3: TAO

Quieres una web para tu Empresa? Contacta con Diseño Web Pol Smith!

Después de la increíble noche en el JET, la falta de vitalidad era evidente, pero las ganas de disfrutar Las Vegas arrasaban y se comieron al cansancio.

Por la mañana todos se quedaron durmiendo menos Agus, Angel y Elena. Los tres se levantaron e intentaron desayunar al buffet del hotel. Después de descubrir que no era gratis, se sentaron a ver que podían comer por un módico precio. El servicio fue lento, se equivocaron en varias cosas, se olvidaron de traer otras, etc. Elena se pidió una ensalada de frutas que luego rechazó comer, a pesar de que le gustaba, puesto que según ella “eso no era una ensalada de frutas, sinó una ensalada de melón” (no había suficiente variedad de frutas para su exquisito paladar).

Agus pidió un zumo de naranja que se olvidaron de traer y luego pretendieron cobrar, por lo que tuvo que discutir con la señorita de la caja y 2 camareras que insistían en traer el zumo, a pesar de que el desayuno había acabado hacía buen rato, cosas de la burocracia. Al final del desayuno, cuando fuimos a pagar, nuestra camarera nos esperaba junto a la caja para recibir una propina que evidentemente brillaría por su ausencia. Tras las caras de asco de medio personal del bufet, al llegar a las habitaciones, Nuria, Alberto y Nacho se habían ido del hotel por su cuenta.

Recepción del Caesars Palace

Era la 1.30pm, por lo que Pol y Carlos decidieron ir a desayunar-comer cerca del hotel. Volvieron al cabo de unos 30 minutos con la pizza y rebosantes de alegría, puesto que para pagarla se habían jugado los 20 dólares que costaba la pizza a la ruleta de al lado de la pizzería (al rojo, puesto que sabían que tocaría el rojo) y, como no, ganaron y les salió la pizza gratis (y con algún dinero de sobra).

En este momento Elena hizo algo muy raro. Llamó a su madre y dijo que la echaba mucho de menos, y empezó a disgustarle el viaje en general. No es que se lo pasara mal ni que quisiera volver a UCLA, es que quería volver a casa con su madre y su padre. A partir de este momento y durante el resto del viaje (incluso en la vuelta), su gran energía y vitalidad demostrada en todo momento hasta entonces y sobretodo en la pista de baile de JET disminuyeron enormemente, hasta tal punto de no tener ganas de hacer nada y ser un gran problema al hacer planes. Por ello, el resto de personas le empezó a coger manía, puesto que cuanto más la intentábamos animar, más callada estaba y más morro tenía.

Después de comer, sobre las 2.30pm, nos volvimos a dividir en grupos. El objetivo de los 2 grupos era el mismo: visitar lo que no habíamos visitado el día anterior. Más de 40 grados en el exterior, empieza la maratón.

Grupo 1: Pol, Angel, Elena, Agus, Carlos

Como ya era costumbre, Carlos y Pol fueron jugandose dólares a cada ruleta de la fortuna que se encontraban por el camino (y, como ya era costumbre también, iban ganando dinero poco a poco). Por cierto, Carlos era menor y no podía jugar porque debía enseñarse el ID de mayor de 21 para hacerlo, pero le daba el dinero a Pol y este se lo jugaba y ganaba por él. En el total de los 4 días, Pol le consiguió unos 35 dólares en positivo para Carlos, teniendo en cuenta todo lo apostado y perdido.

Esta tarde teníamos previsto ir a la Tropicana Pool Party, de acceso gratuito, o a la Pool Party del hotel Imperial Palace, que costaba 40$ pero incluía comida ilimitada y alguna bebida. Pero como llevábamos lastres menores de 21 años a nuestras espaldas, los mayores no pudimos completar nuestras tareas.

La ruta del sábado fue más bien relajada. Visitamos sobretodo Venecia (con una parada especialmente larga en Abercrombie&Fitch, puesto que la italiana quería comprar y comprar) y los Caesar Palace, Bellagio y Wynn. Ah! Y también fuimos al MGM:

Decoración y pantalla en la entrada del hotel MGM

Venecia

Canal de Venecia. Parece de día… y era de día, lo curioso es que de noche también lo parece
(el techo está pintado de cielo)

Plaza en el interior del Hotel Venecia

http://www.youtube.com/watch?v=VDN2xmgfk8E

Hotel Palazzo por dentro

Hotel Palazzo por fuera

Monorraíl

Publicidad camionil. Fíjense en el número de teléfono

Pol entre lujo

Mujer casándose con chancletas

Fuentes del Bellagio

Grupo 2: Nacho, Alberto y Nuria

Nuria ya se encontraba bien, fueron a Excalibur, Luxor, NY-NY, a la tienda de Coca-Cola, M&M’s… vaya, que por fin hizo algo en Las Vegas, puesto que hasta entonces se encontraba mal.

Nuria encontrándose bien

Alberto, además de Nuria, también tuvo un romance con Nacho

Alberto también estuvo con unas gafas

Coches

Hotel Excalibur, que desde el 2007 ya no tiene un Merlín asomándose por la puerta

Nuria & Carlos in Excalibur

Un león y una leona en el hotel MGM.
También había leones reales en el interior del casino de MGM, donde los 2 grupos también estuvimos

Nuria, de verde, con un M&M marrón

Recepción del hotel Luxor

Después quedamos todos (con las 4 chicas) para cenar y vernos con los 3 armenios (Sam&friends) y los 2 españoles (Kenneth & Franc). Estuvimos un rato pensando donde comer, y al final decidimos ir a TAO, que es un restaurante-discoteca de estilo budista situado en Venecia, Las Vegas. Recomiendo ver la web de TAO para hacerse una idea.

Después de unos minutos de pensar que no tendríamos sitios para comer, finalmente conseguimos una mesa en el oscuro restaurante estiloso y budista. Como no cabíamos en la mesita que nos dieron, Nacho, Nuria y Alberto se fueron a comer a otro sitio inconcreto. En el TAO comimos Kenneth, Franc, los 2 amigos armenios de Sam, Arianne, Doria, Miriam, la francesa antipática, Elena, Agus, Sam y Pol.

Treasure Island, de camino al TAO

Todos los manjares del TAO eran demasiado caros, por lo que Agus, Angel y Pol cogieron platos pequeños, sin bebida y gracias. Aún diría más: Agus y Pol se partieron medio rollito de primavera para ahorrar. Pero el sitio era de lo más cool, y comer poco ya es sano, y si es con camareras con unos 120 de pecho, que enseñan 70% de este y que van con minifalda, mejor.

Camarera de TAO. Elena y Kenneth de fondo

Angel y Pol @ TAO

Kenneth, Sam y Carlos @ TAO

Decoración humana @ la entrada del TAO.
Siento no haber podido hacer una mejor foto, pero se trata de una chica desnuda en una bañera llena de agua con flores.

Para entrar en la discoteca tuvimos que salir del restaurante y entrar por otro sitio. Como era un sitio de mucha clase, muchos tuvieron que cambiarse los zapatos por entrar, así que esperamos a muchos que fueron al hotel y volvieron más bien vestidos. A Pol, en un principio, no le dejaron entrar porque tenía unos agujeros en sus jeans de diseño agujereado. Para pasar se necesitaba que una chica con ropa interior te pusiera un sello, pero la que nos tocó no fue suficientemente enrollada como para ponerle el sello.

Para solucionarlo, Pol fue a hablar con un matón negro de 2 metros de espaldas, al cuál le dijo que había habido un problema y que se habían olvidado de darle ponerle el sello (algo que, obviamente, era mentira). Ese hombre grande dijo que ningún problema, y al final Pol pudo pasar a pesar de no haberse cambiado de ropa.

Después los 2 Big Bosses nos quedamos para entrar en el TAO discoteca, y los menores de 21 (esta vez, incluida Elena) fueron al hotel Stratosphere, a subir la torre de 320 metros y subir sus 3 increíbles atracciones en lo alto de Las Vegas. Me gustaría explicar todo lo que hicieron ellos esta noche, pero como yo no estuve y ellos no escriben, pues va a ser que no.


Vista desde el Hotel Stratosphere, Las Vegas

Angel y Elena @ The Top of LV

Así qu entramos en el TAO Sam, sus 2 amigos armenios, Agus, Pol, Kenneth, Franc, Arianne, la francesa antipática, Doria, Miriam.. y quizás alguien más, quién sabe. Entramos en una sala pequeña y aquello parecía peor que el JET, al cuál podríamos haber vuelto pero queríamos probar un nuevo sitio. Carlos intentó entrar con el carnet de conducir de Pol, pero el guarda se dió cuenta de que él y yo teníamos la misma persona en el ID y sólo me dejaron pasar a mí. La entrada costaba 30 dólares, y esta vez no logramos un free pass.

Primera sala de TAO (disco)

Uno de los bares del TAO

El caos aquí llegó muy rápido. Todos fueron directos a comprar bebidas minúsculas de 11 dólares cada una. Las Vegas es una ciudad de ricos, si no quieres gastarte mucho dinero quédate en casa.

Entonces Franc y Pol se separaron del resto porque querían ir al lavabo, y descubrieron el resto de la discoteca en el intento. La sala que parecía la principaal en un principio era más bien una terciaria. Subiendo un piso hacia arriba se llegaba al tejado del edificio.

Escaleras para subir al tejado del TAO

Arriba había una fiesta (dentro de la discoteca) con piscinas y strippers en bikini bailando en ellas, con fuegos decorativos y con una increíble vista del Caesars Palace. La gente tomaba bebidas exóticas, más del 50% de la gente eran chicas y por en medio había chicas que parecían estar en despedida de soltera. Cuando entramos pusieron unos 10 segundos de [Nirvana – Smells like Teen Spirit] y la enlazaron con música electrónica pero similar. Eso era la perfección.

Entrada a la zona del tejado

Pol en TAO

Vista desde el tejado de la disco del TAO

Pol con AMF (que es la abreviatura para decir Adiós Motherfucker).
Se trataba de Ron, Vodka, Tequila, Ginebra, un colorante y alguna otra cosa que no se sabía que era.

En el tejado nos encontramos a Sam, los 2 armenios, Kenneth, Agus, Franc, y las 4 chicas que habían venido en avión a LV (Miriam, Doria, Arianne y la f.a.). Nos sentamos media hora en unas sofás de la sala VIP porque no sabíamos que eran de pago, y después de que nos echaran fueran… volvimos a estar media hora más allí, porque nos había gustado. Obviamente, no lo pagamos.

Después Agus fue al lavabo… y no volvió. Tanto se perdió que se fue a dormir. Pero la noche era joven para los demás. Fuimos a bailar por medio del tejado, y observamos como Kenneth y un amigo armenio de Sam tenían mucho morro para conocer chicas, y como Sam (recordemos: el controlador de nuestros dormitorios en UCLA que había venido a Las Vegas porque le habían hecho fuera por esta fiesta en su habitación y no tenía nada que perder) estaba tan borracho que iba diciendo que le habían propuesto un trío con una chica y su novio (no se si lo consumió) y bailó con estos dos engendros:

Incluso podemos ver un vídeo:

http://www.youtube.com/watch?v=LQ10iClRpZM

Las chicas no se reprimían mucho que digamos

Después de mucho bailar y hacer lo típico que se haría en una discoteca, Franc y Pol (ya que éramos los descubridores del TAO) fueron abajo otra vez, no me acuerdo para qué… y vieron que había decoración lésbica humana en las paredes y que existía otra sala enorme a la cuál nadie de nuestros amigos que nosotros supiéramos había accedido. La decoración de las paredes era esta:

http://www.youtube.com/watch?v=iSYHE3FBans

La sala grande no era grande, era enorme. Había gigantes lámparas de araña rojas en el techo y todo era de color rojo y negro. Había strippers por las paredes y chicas en normales en las tarimas. Bueno, creo que pondré otro vídeo:

http://www.youtube.com/watch?v=aCg3D4bpgWQ

Allí nos encontramos a Giorgio, un tipo italiano que conocíamos de UCLA muy, muy rico. Había alquilado un Mustang azul para venir a Vegas y estaba totalmente eufórico y borracho, y abrazaba a todo el mundo y le estiraba la barba a quién llevaba. Quiso venir con nosotros, con unos amigos suyos, pero le hicimos algunas fintas y lo perdimos.

Entonces vino Jamie Foxx y se puso a cantar. Yo no lo conocía, pero me explicaron que es el que hacía de Ray Charles en la película Ray (o sea que también es actor). Además ha salido en otras pelis como Collateral y Miami Vice. Cantaba hip-hop y era este:

Jamie Foxx en la sala grande de TAO

La noche siguió y siguió como es de suponer (pues el tiempo avanza inexorablemente) y al final Pol acabó con 2 strippers:

Llegado este momento Franc y Pol decidieron retirarse, pues ya eran las 4 o 5am… pero no a dormir, ¡eso nunca en Las Vegas! Decidimos ir a buscar a Agus, que pensamos que quizás estaba a la habitación, y ir al casino, que para algo existe otros tipos de vicios: ¡para disfrutarlos!

Así que fuimos al Imperial Palace, que está cerca de Venecia y se puede ir andando, no sin antes caer en la tentación de jugar un poco a la ruleta de la fortuna por el camino. Al llegar a la habitación despertamos a Agus (no despertamos a Angel y Elena, tan cómodos durmiendo) y éste aceptó ir a jugar al casino, puesto que ser despertado a las 5a.m. para ir a jugar al casino parecía en aquél momento la idea más obviamente sensata que se podía elaborar.

Elena y Angel durmiendo en la habitación, cuando fuimos a despertar a Agus.
Está claro que a ellos no tocaba despertarlos

Los 3 fuimos al casino del Imperial Palace. Entonces Pol se dió cuenta de que no tenía dinero, y fue a por él. Mientras lo esperaban, Franc perdió todo el dinero que tenía, y cuando Pol llegó Franc ya no tenía dinero, pues se lo había jugado todo a un número  de la ruleta (con intención de hacerse rico se supone) y no lo consiguió. Pol no consiguió extraer dinero del cajero automático porque ya se lo había gastado todo, pero quería jugar fuera como fuera. Entonces tuvo una idea: jugar con los 7 dólares que le quedaban a la ruleta de la fortuna.

Nota: la apuesta mínima en la ruleta normal es de 10 dólares. La apuesta mínima en la ruleta de la fortuna era de 1 dólar. Por lo tanto, Pol necesitaba ganar 3 dólares para poder jugar 1 sóla vez a la ruleta.

Pol jugó y, como debía ser, ganó a la ruleta (20 dólares concretamente). Entonces Franc vió que eso iba para largo y se fue a dormir (porque tampoco se aguantaba mucho de pie). Agus y Pol empezaron a jugar entonces a la ruleta, en una mesa de la que no se moverían para nada, pues siempre ganaban.

http://www.youtube.com/watch?v=m2nV3MMnXYU

En los casinos de Las Vegas, mientras estás sentado en una mesa puedes pedir las bebidas que quieras y sin pagarlas. Se supone que es para satisfacer al jugador, para darle ánimos para que juegue más, para emborracharlo… sea por lo que sea, los 2 Big Bosses aprovechamos esta curiosidad y pedimos muchas bebidas. Como tardan bastante en traerlas (¿quizás para que juegues durante más rato?) nos estuvimos mucho rato en la mesa sin jugar, y sólo jugando de vez en cuando para 1. disimular 2. ganar dinero.

Agus empezó con 20 dólares y Pol con $7. Al cabo de un rato de jugar a rojos y negros con 10 dólares y acertarlas TODAS, teníamos unos $50 y $60 cada uno:

Agus y Pol aboving the money

Entonces Agus empezó a jugar más fuerte y perdió bastante más que Pol, y se quedó a $35 dólares. Pol se quedó a $45 dólares, por lo que ganó 38 esa noche. (y unos 65 en el total del día). Con el dinero ya cambiado y Agus más que contento por despertarse en medio de la noche, jugar en un casino de Las Vegas, ganar dinero y volver a la cama, entonces sí fuimos a dormir como el Demonio manda.

Comments
  1. El Rey Del Porno Gay | Reply
  2. ruleta de la fortuna | Reply
  3. Beldar | Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.