Apariencia, autoridad y Kierkegaard (Parte I: Qué es la Autoridad?)

Quieres una web para tu Empresa? Contacta con Diseño Web Pol Smith!

1. ¿Qué es la Autoridad?

Existen dos tipos de autoridad:

Autoridad EPISTEMOLÓGICA: autoridad del que sabe. Es un saber socialmente reconocido. Se basa en proposiciones (enunciaciones, afirmaciones, aserciones…). Un sinónimo sería la credibilidad, y un antónimo la desacreditación.

autoridad. (Del lat. auctorĭtas, -ātis).
3.
f. Prestigio y crédito que se reconoce a una persona o institución por su legitimidad o por su calidad y competencia en alguna materia.

Autoridad DEONTOLÓGICA: autoridad del que puede. De ahí la expresión “fuerzas de la autoridad”. Se basa en órdenes.

autoridad. (Del lat. auctorĭtas, -ātis).
1. f. Poder que gobierna o ejerce el mando, de hecho o de derecho.

La autoridad solamente se puede dar en sociedad, puesto que reconocer un saber implica que alguien lo reconozca. Normalmente la autoridad hacia el saber de un portador de la autoridad es compartida por varios receptores de autoridad, aunque también puede ser individual.

La autoridad se limita a un ámbito concreto (por ejemplo, reconocemos autoridad de asuntos deportivos a un entrenador de fútbol, pero no científicos). A pesar de ello, a un portador de autoridad se le suelen reconocer autoridad a más o menos ámbitos de los que le pertocan: por ejemplo, mucha gente concede autoridad sobre todo conocimiento relacionado con la electrónica a un informático, aunque ese ámbito de saber no le corresponda.

En este artículo haremos referencia sólamente a la autoridad epistemológica.

 

Autoridad deontológica sin epistemológica
Tener autoridad epistemológica no implica tener autoridad epistemológica

Tener autoridad deontológica no implica tener autoridad epistemológica. El policía Wiggum de Los Simpsons es un buen ejemplo.

Mandar sin saber es un abuso de poder, negligente y egoísta.

Ejemplo: Francisco Franco, policía Wiggum de Los Simpsons, cualquier dictadura.

Autoridad epistemológica sin deontológica

Tampoco es la situación ideal, pero sus consecuencias tienen menor importancia.

Los mandatos de aquellos que tienen autoridad epistemológica pueden ser útiles, siempre que su conocimiento sea verdaderamente correcto, por ejemplo para organizar tareas (incluso es una anarquía o guerra). Pero también pueden ser perjudiciales, puesto que la autoridad puede ser fundamentada en un saber erróneo (y, como bien sabemos, es difícil tener el conocimiento perfecto sobre un ámbito).

A pesar de todo, el mandato de la autoridad epistemológica sobre aquellos que sepan menos seguramente será mejor que el mandato de alguien sin autoridad.

Ejemplo: Eduard Punset, Friedrich Nietzche

Autoridad epistemológica con deontológica

Supuestamente esta es la situación ideal, por lo menos según la República de Platón.

Pero también es peligrosa. Tener autoridad epistemológica no significa estar en lo cierto: siemplemente significa que los demás reconocen en tí un saber, que puedes tener o no. La sociedad puede conceder autoridad a quién no tiene la razón. La verdad es difícilmente alcanzable, y el poder hay que limitarlo estrictamente a aquél ámbito que uno se supone que conoce.

Mandar siempre puede ser perjudicial, puesto que quizás otra opinión sea más correcta (a no ser que se traten temas irrefutables como las matemáticas o asuntos científico-técnicos). Por más autoridad que se le reconozca, el portador no tiene porque tener la razón (véase Elecciones Parlamentarias de 1933 en Alemania y sus consecuencias).

Ejemplo: Nazismo, Papa NaziPapa de Roma

Distinguir autoridad y verdad

La autoridad la concibe la sociedad, según lo que parece que sabe una persona. La verdad consiste en la coincidencia entre lo que uno sabe y la realidad.

Discernir entre quién está en lo cierto y quién no es mucho más complicado, puesto que apela a la misma realidad. Por ese motivo, solemos guiarnos por lo que parece verdad y por lo que dice quién parece/aparenta decir la verdad.

¿Qué tiene que ver todo esto con la Apariencia y Kierkegaard?

Lee la siguiente parte de esta serie de artículos aquí.

 

[amazon_template template=”2″ id=”B007RECB7C” link=”true” target=”_blank” size=”medium” ]

Søren Kierkegaard, obras completas[/amazon_template]

Comments
  1. Ale | Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.