Respira aire puro

Quieres una web para tu Empresa? Contacta con Diseño Web Pol Smith!

Salud

Pastillitas

Nota: este artículo tiene más de 3 años de antigüedad y algunas de sus afirmaciones no han sido contrastadas.

Respirar es vivir: podemos pasar días sin beber y semanas sin comer, pero no más de unos pocos minutos sin respirar.

Después de leer un interesante artículo sobre la contaminación del aire y la importancia de respirar bien, me pregunto cuánta gente desconoce por completo los efectos que puede tener respirar un aire “contaminado” por diversos factores.

No lo afirmo yo, lo afirman los que se supone deben saber de que hablan: El aire en los interiores está hasta 100 veces más contaminado que el de los exteriores (sí sí, el de tu casa es peor que el aire de la calle por donde pasan 30 coches por minuto). Estos estudios también suponen que pasamos la mayor parte del tiempo en espacios interiores, es decir, en casa o en el trabajo.

Partiendo de lo anterior, podemos suponer que estamos respirando aire contaminado constantemente, nos quejamos del tabaco e irónicamente nos estamos perjudicando constantemente en nuestra propia casa.

No hace falta ir muy lejos para observar casos de “contaminación” obvia del aire, y ver cómo la gente despreocupada apenas se inmuta. Claros ejemplos son las aulas de los colegios y de las universidades en invierno, con ese aroma flotando en el aire pero las ventanas cerradas completamente, puesto que “hace frío” y por tanto abrir las ventanas cuando estamos a 5 grados en el exterior es una puta locura. No se trata de una crítica, pues estoy seguro de que si la gente conociera los problemas que puede ocasionar el aire viciado de estos ambientes preferiría ponerse una buena chaqueta a seguir con ese suave aroma que penetra sutil pero continuamente tus fosas nasales. Bibliotecas públicas, bares cerrados, locales subterráneos, oficinas de empleados, tu vehículo privado, etc.

Pero los lugares donde se aglomera la gente no son los únicos donde se puede observar esto. También se puede ver en las casas de cada uno, en habitaciones donde tenemos calefacción, un ordenador, la pantalla, el móvil, el televisor y la minicadena, en ocasiones encendidos varios de ellos al mismo tiempo, y claro, es invierno, estamos calentitos en casa y fuera hace un frío que no se aguanta. Para colmo estamos con la calefacción gastando un pastón para calentar la casa y no es plan de empezar a abrir ventanas.

Resulta que todo esto crea un ambiente cargado de iones positivos, algo que resulta malo para las personas, y que puede provocar múltiples dolencias y molestias. Para evitar exponerse a estos iones positivos que se acumulan en el aire, se puede recurrir a abrir las ventanas para ventilar, a un purificador de aire (los hay desde 40 hasta 900?) o a una buena ducha, pues el agua recarga el ambiente de iones negativos, mucho más saludables que los iones positivos.

Yo sinceramente no me había dado cuenta de esto hasta hace más bien poco. Ahora que estamos en invierno, estoy seguro de que más de uno pasará varias horas en su “rincón del navegante” cerrado y reducido, con el ordenador encendido, con calefacción, y con las ventanas cerradas por el frío.

Conclusión: Más vale ponerse un jersey y ventilar 30 minutos con el aire exterior que respirar constantemente aire cargado de iones positivos. No se ven, pero nos afectan, como tantas otras cosas. Espero que a alguien le haya sido útil esto.

Notas:

[*] Cuando en el ambiente predominan los iones positivos, como ocurre en el momento previo a las tormentas, el ser humano se siente ahogado, agobiado, agresivo y desasosegado. Inicialmente su presencia produce euforia y ansiedad.

A largo plazo, el exceso de cargas positivas induce al insomnio, depresión, cefaleas, sequedad de garganta, ronquera, agotamiento psicofísico y dolencias respiratorias. Según el bacteriólogo Albert Kruger, se deben a que los iones positivos incrementan la producción de serotonina, hormona de la hiperactividad, la ansiedad y la sensación de agotamiento. Esta sensación de pesadez, se corresponde con el clima de espacios cerrados, recintos llenos de gente, con aire acondicionado, escasa renovación de aire o exceso de humos. Condiciones habituales en edificios o locales construidos con metales y materiales sintéticos, con aparatos generadores de campos electromagnéticos.

PD: Si alguien piensa que este artículo “no aporta nada” le invito a mejorarlo y desde Kaos Klub encantados de enlazarlo estaremos.

Última Modificación: 25.01.2008

Comments
  1. luis mohedano | Reply
  2. Anonymous | Reply
  3. xavier | Reply
  4. Angela | Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.